Recordando a Celia Cruz

Cantante cubana, probablemente la más popular de la música de su país. A lo largo de su carrera, Celia Cruz interpretó y popularizó internacionalmente ritmos como el son, son montuno, guaguancó, rumba, guaracha y bolero. Sin embargo, el género que llevó al estrellato fue la salsa, ritmo cubano influenciado por estilos de diferentes partes del mundo, y que la estableció como una de las principales artistas femeninas en la historia de la música latinoamericana.

Construyó su carrera en un principio en Cuba, luego en México (país donde también pertenece a la Época de Oro del cine mexicano), Colombia, Venezuela y el resto de Latinoamérica, ya posteriormente en Estados Unidos y por todos los continentes del mundo. Celia Cruz fue, si no la más, una de las más destacadas cantantes y mejor pagada del siglo XX; rompió mitos convirtiéndose ella misma en un mito, marcó pautas y estableció un hito en la historia de la música cubana y latinoamericana. Creó un estilo único y una imagen icónica de insuperable atractivo gracias a un don carismático y musical difícilmente repetible, estableció un lugar de respeto para las mujeres que interpretan música folclórica por lo que es el paradigma y la bandera de la liberación femenina en la música popular del continente americano, conquistando además diferentes continentes y trasmitiendo su mágica alegría, contagiosa hasta en los territorios más lejanos, abriendo el camino a los artistas latinos en latitudes donde ella fue quien primero expuso y despertó el interés del público a la música de Latinoamérica, por lo que se le considera como el símbolo auténtico de la cultura latina en el mundo.

Celia Cruz también hizo famosa la expresión «azúcar!» que adoptó y quedó en la memoria colectiva como su frase identificativa, que ella gritaba como anuncio carnavalesco incitando a la diversión. Con un talento sin precedentes e incomparable y una energía insólita se convirtió en un ícono y baluarte de la música a nivel mundial y es la cantante hispana que más cariño y seguidores logró en el mundo. Su carrera formó un legado invaluable y referencia ineludible para las futuras generaciones que descubren en ella una impactante y prolífica fuente de inspiración.

En el 2002, grabó un nuevo álbum, La Negra Tiene Tumbao, en el cual Johnny Pacheco fue uno de los productores y en el que incursiona en las variantes modernas de los ritmos caribeños, influidos por el rap y el hip hop.Como lo organizaron en el año 2001, ella viajó a Venezuela para celebrar sus 55 años de vida artística, con una bella presentación en el canal 4, Venevisión. Firmó el libro de La Casa del Artista, como ya lo había hecho en el año 1991 en otro homenaje, y 25 años después lo volvió a firmar para conmemorar su 55 años en la música. Se ofreció un gran concierto en el Teatro Teresa Carreño, llamado “Celia, 55 años de música”. Esa fue su última presentación en Venezuela. Al momento de finalizar el concierto se le notó un poco triste y dijo que cuando ella estaba en Venezuela se sentía como en su patria y acotó que siempre llevaría a Venezuela en su corazón. Esa fue su manera de despedirse de Caracas.

Durante una presentación en México, sufre un percance de salud. A raíz de esto, se descubre que padece de cáncer en el cerebro (un glioma, tumor cerebral muy agresivo), sometiéndose a una operación para extirparlo a finales de ese año, para luego intentar retomar su carrera artística. Grabó un disco, su último, titulado Regalo del Alma. En el 2002, y a pesar de su enfermedad (puesto que el tumor había vuelto a crecer), se presentó en los Premios Grammy Latinos, donde fue ganadora del premio, y participó en el musical cantando por primera vez en vivo “La negra tiene tumbao”.​ En marzo de 2003, su último año de vida, le fue ofrecido un homenaje por parte de la cadena hispana estadounidense Telemundo, en el que participaron figuras como Gloria Estefan, Marc Anthony, La India, Gloria Gaynor, Patti LaBelle y otros más.

La tarde del 16 de julio de 2003, falleció en su casa de Fort Lee (Nueva Jersey) a la edad de 77 años. Por deseo expreso de ella, sus restos mortales fueron primero trasladados a Miami durante dos días para recibir el homenaje de sus admiradores del exilio cubano,​ regresando y reposando finalmente en el Cementerio Woodlawn del Bronx (Nueva York).

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *